Alcaudete, un enclave privilegiado en la vía Verde del Aceite

En estos días, la atmósfera de Alcaudete de llena de aromas dulces. Los de la harina tostada, la manteca, el vino y los aromas naturales que dan forma a uno de los productos más consumidos por estas fechas y que han hecho famosa a esta localidad jiennense, las hojaldrinas. La fisonomía de este pueblo no se aleja a la de la mayoría de las poblaciones andaluzas, pero sobresale majestuoso en el paisaje urbano el castillo palacio de Alcaudete, desde el que se domina no solo la trama urbana de la localidad, sino el entorno agrícola y natural que es uno de los grandes atractivos de este municipio jiennense, pegando a las provincias de Córdoba y Granada.
Se encuentra en la comarca Sierra Sur, al pie de la Sierra Ahillos. Su paisaje está determinado por fuertes pendientes y áreas de vega en torno a cursos fluviales, entre la campiña del Guadalquivir y las sierras subbéticas que condiciona el tipo de cultivos: huertas y un ‘mar’ de olivos.

El casco urbano de origen medieval, se asienta sobre un cerro coronado por el Castillo Calatravo del s. XIII, a su vez edificado sobre el alcázar almohade. Cuenta con una importante patrimonio arquitectónico, como el castillo, la Iglesia de Santa María (gótico-renacimiento) y la casa consistorial (barroco), declarados BIC, la Iglesia de San Pedro (renacimiento), el convento de Santa Clara (con fachada barroca de columnas salomónicas), la Iglesia del Carmen (manierismo), el Convento del Jesús, la Casa de los Leones o del Almirantazgo, la Casa de los Condes, la Casa de Alcalá Zamora, la Casa de los Funes, la Casa de la Marquesa de Santa Teresa, Fuentes, el Hospital de la Misericordia (s. XVIII), el Arco de la Villa (plateresco) o la ermita de Santa Catalina (con pinturas murales del juicio final del s. XVI). Posee un entorno paisajístico y natural de envidiables panorámicas. Son dignos de mención en este sentido las distintas vistas de la ciudad con su recinto fortificado conforme nos aproximamos a ella desde diferentes ángulos.

En su término se encuentra la Reserva Natural de las Lagunas Honda y del Chinche, complejo endorréico de gran interés ecológico por la avifauna que lo habita.

Situación geográfica
Alcaudete se encuentra en un punto geográfico preferente dentro de la red viaria de Andalucía, a menos de una hora de capitales andaluzas como Jaén, Granada y Córdoba, en el corazón de la Ruta del Califato, y a menos de dos horas de Málaga y Sevilla. Está dentro de la Vía Verde del Aceite y en la ruta La Cultura Islámica en Jaén, conocida más usualmente como ‘La Ruta de los Castillos’.

Del paisaje urbano destaca la belleza y majestuosidad de su castillo. Fue reconstruido en el siglo XII, y es citado por el geógrafo árabe Edris en el año 1145 como el fuerte de Algaidak, donde había un mercado renombrado. En 1529 los señores de Alcaudete lo reforman y lo acomodan para residencia suya y albergue de los huéspedes que en él reciben. Le dan el nombre de ‘palacio’, que se ha conservado con el paso del tiempo. Después del IV conde de Alcaudete fue abandonado como vivienda. En el siglo XVII fue utilizado como hospital hasta el año 1755, en que un terremoto le causó grandes daños y fue abandonado. La casa de Frías liquidó sus bienes en el siglo XIX, incluido el castillo, que fue pasando de unos a otros hasta sus propietarios actuales: los herederos de los señores Soler y de Juan.

La fortaleza constaba de un cubo, o torre de homenaje, y cinco murallas. La torre, hecha de sillares, es cuadrada, de unos 40 metros de altura. Tiene dos pisos que son don grandes salas, con la techumbre en forma de bóveda de cañón, y una ventana a cada lado. Las ventanas son moriscas, con parteluz. A la torre se sube por una rampa; al primer piso por escaleras; y al segundo, por una estrecha escalera de caracol.

Monumentos

La iglesia de Santa María la Mayor, declarada BIC, se edificó en la primera mitad del siglo XVI, según algunas tradiciones jiennenses, sobre el espacio que ocupaba antiguamente la mezquita musulmana. Posee proporciones catedralicias. En el exterior se pueden ver dos portadas, de la primera mitad del siglo XVI, ambas desarrollan un programa de tema mariano donde se mezclan elementos renacentista con otros figurativos y heráldicos.
En la segunda mitad del siglo XVI se llevó a cabo la construcción de la actual capilla mayor, en estilo renacentista. El elemento fundamental de la estructura general de este edificio es su torre alta, que sobresale del conjunto de la Iglesia.

También cuenta con la protección de BIC la Casa Consistorial. Fue realizada en la segunda mitad del siglo XVIII. Su interior, actualmente transformado, sólo conserva las trazas de la estructura original. Del inmueble destaca la magnífica portada de la fachada principal que se adscribe al clasicismo barroco, fruto de la intervención de las directrices borbónicas que desde la fundación de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando en 1744, se propaga en edificios civiles y religiosos.

Estilo renacentista

De los edificios religiosos cabe cita la Iglesia de San Pedro, una iglesia renacentista de planta salón de tres naves, cubiertas con bóvedas vaídas, características de Vandelvira, excepto las bóvedas de la cabecera que son de cañón. En el convento de Santa Clara destaca su portada con columnas salomónicas, único ejemplar totalmente en piedra existente en la provincia, apareciendo superpuesta en dos pisos.

Fuente: diariosur.es

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s