Jaén es la provincia española que más sufre las consecuencias del expolio de patrimonio cultural

El subdelegado del Gobierno central en Jaén, Fernando Calahorro, ha destacado este lunes que las operaciones desarrolladas recientemente por la Guardia Civil y la Policía Nacional contra el expolio de patrimonio en varias zonas del país, aunque centradas especialmente en Jaén, “ponen de manifiesto la necesidad de vigilancia” en los yacimientos de la provincia.
Así lo ha señalado Calahorro en la rueda de prensa que ha ofrecido junto con el comisario jefe del Cuerpo Nacional de Policía en Jaén, Daniel Salgado, y el jefe de la Comandancia de la Guardia Civil en Jaén, el teniente coronel Francisco Javier Almiñana, sobre las operaciones ‘Carolina’ y ‘Mosaico’ y sus principales consecuencias en la provincia jiennense.

Según ha indicado el subdelegado, ambos dispositivos comenzaron a principios de año de forma independiente, si bien el pasado mes de septiembre “se cruzaron” al comprobarse que los dos coincidían en el seguimiento a algunas personas, por lo que desde entonces se han llevado en común, demostrando una “excelente coordinación y la disposición al trabajo conjunto” en una operación “compleja” que sigue abierta y que se ha saldado con 85 detenidos en distintas provincias de España.

Entre ellas, no obstante, ha sido Jaén la más afectada con 49 arrestados -26 por la Guardia Civil en ‘Mosaico’ y otros 23 por la Policía Nacional en ‘Carolina’-, entre los que al parecer se encuentran los cabecillas de una red “perfectamente organizada y jerarquizada” que no sólo expoliaba el patrimonio, sino que también tenía otras actividades, como el tráfico ilícito de oro y sustancias estupefacientes, blanqueo de capitales, defraudación a la Hacienda Pública y tenencia ilícita de armas.

De hecho, Salgado ha señalado que las investigaciones se han desarrollado en Jaén y del total de las actuaciones realizadas, aproximadamente el 50 por ciento corresponde a esta provincia, algo que se debe, en su opinión, a que se trata de la que mayor número de yacimientos posee en España y de dónde partía, además, la organización ilegal.

RIQUEZA PATRIMONIAL

En la misma línea han incidido Calahorro y Almiñana al precisar que de los 14 o 15 sitios arqueológicos que han sufrido el expolio, diez pertenecen a municipios jiennenses como Santo Tomé, Vilches, Torredonjimeno, Baños de la Encina, Peal de Becerro, Porcuna, Santisteban del Puerto, Castellar y Linares, donde está “un lugar muy machacado y muy castigado”, Cástulo.
“Hay que felicitar a las Fuerzas de Seguridad del Estado. Esto ha puesto de manifiesto la gran riqueza de yacimientos arqueológicos que tenemos en Jaén, la necesidad de su vigilancia y como ha dado lugar al descubrimiento de una red y una trama perfectamente estructurada, con sociedades interpuestas, testaferros en ellas… una operación de la que debemos sentirnos muy satisfechos”, ha subrayado.

Al respecto y preguntado por la posibilidad de reforzar la vigilancia en los yacimientos ante hechos contra el patrimonio cultural como los que han desvelado las citadas operaciones, el subdelegado ha instado a preguntar sobre esas posibles medidas a la Delegación de Cultura de la Junta de Andalucía.

En cuanto al funcionamiento de la organización, han recordado que el caso continúa abierto y bajo secreto de sumario, si bien han añadido que “hay una cabeza o dos o tres”, desde las que se ramificaba el entramado, de modo que “luego hay distintas funciones: el que blanquea el dinero, el ‘pitero’ que encuentra las cosas, el que las falsifica…”.

En este sentido, han declarado que la búsqueda de las piezas se encargaba a los ‘piteros’, quienes tenían los trabajos “perfectamente concretos como si fueran comisiones de servicio de un funcionario”, de forma que cuando tenían que viajar “iban a gastos pagados”, incluidos viaje y alojamiento.
Junto a ello, se ha descubierto un taller situado bajo la casa de uno de los implicados, en Puente del Obispo, que se dedicaba a la receptación de los objetos auténticos para su limpieza y restauración y, por otro lado, a falsificación en base a éstos para crear otros. “Además con tan buena calidad que incluso a los expertos y compradores, expertos también, les costaba identificar si lo eran o no”, ha apostillado Salgado.

El mercado de las piezas (de distintas tipología y épocas, aunque sobresale la ibero-romana), tenía diversos puntos como el extranjero o Madrid, de donde se producían “frecuentes visitas a Andalucía” y se realizaba directamente a personas interesadas así como por subastas ‘on line’ en Internet. Igualmente, existe al menos un establecimiento público implicado y “seguro que se vendían en más establecimientos”, como ha añadido Calahorro.
Junto a esta actividad, el comisario también se ha referido a la del tráfico ilícito de oro y plata, normalmente robado y que fundían para enviarlo y “lavarlo” en el extranjero y su posterior regreso a España de forma legal. Sobre ella, igualmente, ha apuntado que la vigilancia que ambos cuerpos de seguridad mantienen sobre los negocios de compra-venta ha sido “un instrumento muy bueno” en el que han apoyado sus pesquisas, aunque no el único.

(Fuente: Revista La Carolina)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s